BLOG FINANCIERO y JURÍDICO

Clausulas abusivas, quiebras de empresas y familia, ley segunda oportunidad, Dación en Pago, Embargos, Hipotecas …

Home » Entrevista a Javier López, presidente de CreditServices.

Entrevista a Javier López, presidente de CreditServices.

Entrevista a Javier López, presidente de CreditServices.

“Hijo de rico, hijo de pobre”,

 

“Nací en una familia muy humilde. Y ahora, a toro pasado, creo que fue una suerte. Recuerdo que mis padres siempre nos decían, a todos sus hijos, que éramos “pobres, pero honrados”. Entendí y me quedó marcado a fuego, en el ADN, que se debía ser honrado, sin duda alguna; pero siempre me intranquilizaba el pensamiento de que debía ser pobre. Toda mi vida.”

–“Padre, ¿se puede ser rico, pero honrado?”, le pregunté a mi progenitor en cierta ocasión.

Él me contestó que no conocía a nadie que fuera rico y honrado a la vez. Más adelante, con el tiempo, entendí que mi padre no había conocido nunca a nadie que se aproximara siquiera a la definición de rico; ya fueran ladrones o personas honradas”.

Durante su jornada laboral compaginaba el trabajo en un taller mecánico, como oficial soldador, con las tareas de mantenimiento de una preciosa huerta de cerca de una hectárea, con animales incluidos. Por su parte, mi madre dirigía la casa y simultaneaba su labor diaria en casa con las faenas de limpieza que realizaba para otras familias, además de dejarse la vista montando filamentos para lámparas al volver de nuevo a casa.

Cuando, al volver del colegio o los fines de semana –y mientras mis amigos jugaban con bicicletas que yo nunca tuve–, me tocaba arremangarme y, junto a mi padre y mi hermano mayor, ponerme a recoger los garbanzos, sembrar las habas o arrancar las malas hierbas del huerto entendí que, o cambiaba mi vida, o nunca conseguiría salir de una inercia que amenazaba con hacer de mi existencia un calco a la de mis padres.

Fue entonces cuando me entraron unas ganas de ser rico, además de honrado y trabajador, que todavía hoy, transcurrido no poco tiempo, todavía no se me han pasado. Y que me duren. Aunque ahora, ser rico ya no sería suficiente…

Algo más mayor, con el fin de escapar de las faenas de la huerta, me preocupé de encontrar trabajos externos para ocuparme de ellos mientras seguía estudiando. Mi favorito era el de vendedor “a puerta fría” y sin un sueldo fijo, sino a comisión sobre lo vendido. Llevaba chaqueta y corbata, y eso me resultaba muy emocionante; me hacía sentirme mayor e importante. Visto con ojos actuales, qué tontería, ¿verdad?

Aprendí a entrar en las casas “por mi cara bonita”, a hacerme amigo de las familias echándole optimismo y, por qué no decirlo, aprovechando al máximo mi sonrisa angelical, y a subirme a mi mismo la moral cuando muchas veces me cerraban la puerta en las narices. Me convertí en un vendedor valiente, a quien no le importaba recibir un no por respuesta. Un trabajo que no me iba a hacer rico, pero a cambio me formaba como futuro hombre de negocios. Entendí entonces que debía cambiar la universidad por seminarios profesionales de ventas, cursos de Marketing y masters en finanzas; siempre, en horario nocturno.

Y en aquellos ambientes académicos es donde escuché por primera vez que las crisis son necesarias. Porque mientras que los ricos seguirán siéndolo siempre, y los pobres vivirán entre estrecheces de por vida, una crisis sacude con fuerza los cimientos de la economía para que caigan los ricos acomodados, que no tienen capacidad de reacción, y dejen paso a las jóvenes promesas. Dicho de otro modo: aquellas empresas muy endeudadas, o demasiado grandes para organizarse bien, pierden posicionamiento o llegar a desaparecer en épocas de crisis.

Es el momento que todos los hijos de pobres estamos esperando para posicionarnos, ofreciendo más y mejores servicios a los clientes, y mayor capacidad de adaptarnos a los cambios, y por ende a unas necesidades que no son las mismas que en tiempos de bonanza económica. Nos posicionamos, con ahínco y cuando vuelva a cambiar el ciclo recogeremos los frutos, y nos situaremos donde siempre hemos soñado.

A eso, que ya dominaban los sabios orientales de la antrigüedad, se le llama aprender de los errores de los demás. Por eso, cuando seamos ricos, no caigamos en la trampa que en la que sucumbieron nuestros ídolos pasados, hoy olvidados. Hay, eso sí, un problema: ahora, nuestros hijos serán hijos de ricos, por lo que todo vuelve a empezar. Pero de eso ya hablaremos en otra ocasión….

jlopez

 

Entrevista completa:

http://comunicacionfranquicias.es/hijo-rico-pobre-javier-lopez-creditservices/1910

 

¿Contenido interesante? ¡Vota!

  ¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte!

Name of author

María B. - Directora de Comunicación

Name: María B. - Directora de Comunicación

Short Bio: Somos un equipo de abogados, economistas y expertos financieros, con más de 20 años de experiencia, nos cuidamos de asesorar a empresas y familias en su relación con las Entidades Financieras, tanto en la consecución de créditos como en la restructuración de los mismos y en la defensa de los clientes en el caso de abusos bancarios, paralización de embargos y contestación a demandas bancarias, judiciales y extrajudiciales.

Suscríbete y recibe las actualizaciones del blog en tu email.
¡OK, suscríbeme!
Simple Share Buttons